Consejos para irte a un festival de otra ciudad con los amigos

consejos-irse-de-festival

Irse de festival puede resultar un duro ejercicio de supervivencia. Hay que estar adecuadamente preparado para aguantar largos viajes, días ininterrumpidos de fiesta, condiciones meteorológicas extremas, malas comidas y pocas horas de sueño. Sin embargo, con unos simples consejos puedes hacer que ese tiempo de conciertos, acampada y convivencia con amigos se convierta en una experiencia única e inolvidable.

En primer lugar, debes tener medianamente planificado el viaje y la estancia en el camping del festival, mantener una organización para no quedarte tirado o perdido en cualquier lugar insospechado, aunque luego des un margen a la improvisación. Una buena opción puede ser contratar una furgoneta de alquiler que os lleve a ti y a tus amigos, sobre todo si el festival se celebra en una ciudad lejana a la que vivís. Las furgonetas de renting no suponen un coste muy elevado y menos si el gasto es compartido. Además, se pueden turnar varios conductores para mitigar el cansancio del viaje.

Aparte de las tiendas de campaña que vayáis a utilizar, es aconsejable agenciarse un toldo o una lona grande que protejan del sol en las horas de más calor del día. Toda la vida del camping, incluidas las comidas, se suele hacer al aire libre con el riesgo de sufrir insolaciones o quemaduras por la prolongada exposición a los rayos del sol. Evitaréis dichos problemas al cobijo de la sombra que proporciona un toldo, que muchas veces viene preparado para montarlo fácilmente.

Un equipaje de garantías

Es bueno llevar siempre un botiquín, aunque sea con lo esencial. En él no pueden faltar vendas, aspirinas, repelente de insectos y antisépticos. Tampoco puedes olvidar una mochila o riñonera que te permita transportar de forma cómoda objetos pequeños y, al mismo tiempo, tenerlos controlados en todo momento sin tener que preocuparte de perderlos. Hay cosas que debes llevar siempre contigo como el dinero, el móvil, las entradas, unas gafas, una crema solar o pañuelos de papel, y es mejor tenerlo todo junto y vigilado en la mochila.

Ve preparado con varios tipos de ropa. Aunque un festival sea en verano, por la noche siempre bajan las temperaturas y puedes llegar a necesitar una sudadera. El calzado debe ser cómodo para aguantar largas caminatas y conciertos muy movidos, pero también resistente a la acción del polvo y demás agentes naturales. Un chubasquero no ocupa nada dentro del equipaje y puede ser muy útil en el caso de que se ponga a llover de manera inesperada. Para protegerte del sol también es recomendable ponerse una gorra o un sombrero, incluirlo en la maleta sería buena idea.

En un festival es muy importante aprovechar las pocas horas de sueño de las que dispones para recargar las pilas y estar preparado para el siguiente día de fiesta. Por eso es vital obtener un saco de dormir con esterilla, emplear un colchón hinchable o conseguir una cama portátil que incluso te mantiene separado del suelo. Si prevés que puede hacer más frío de lo normal, lleva una manta extra para abrigarte, haz todo lo posible por descansar adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*