5 consejos imprescindibles para organizar fiestas privadas

Organizar una fiesta de cumpleaños, aniversario, despedida de soltero o, simplemente una reunión de amigos, es tan fácil como contratar alguna empresa especializada en este tipo de eventos.

Puntos fundamentales

La variedad de fiestas es tan amplia como las ideas que tengamos en la mente. Una fiesta ibicenca, una fiesta de Haloween, un espectáculo flamenco, una cata de vinos o una sesión de paintball son ideas para celebrar algo. Para ello debemos de conocer a los invitados, y según sus características, adaptarnos a ellos.

Otro punto importante a tener en cuenta es el lugar de celebración. Desde el chalet del anfitrión, a un castillo, una bodega, una piscina, un yate o una discoteca. Cuanto más espectacular sea el lugar del encuentro, mejor quedarás ante tus invitados.

También conviene señalar que un servicio de chicas de compañía nos aportará glamour y categoría por la belleza y el saber estar de estas chicas.

Otro detalle a tener en cuenta es la decoración del lugar. Por supuesto que, cuando organizamos una fiesta temática, la decoración debe ir acorde con el tema elegido. Si no es así, lo preferible es confiar la misión a un interiorista o a una empresa que disponga de este servicio para que no falte un detalle.

Recalcamos el contratar una empresa especializada, ya que ellos se hacen cargo de muchos detalles que se te pueden escapar. Desde el envío de las invitaciones, ya sea via email o en papel impreso, hasta la contratación del catering o el tipo de iluminación.

animacion

Algo que no debe faltar en una fiesta privada es la música. Debemos adaptarla, sobre todo, a la edad media de los invitados y su estilo. No es de recibo programar una sesión de música electrónica para un grupo de jubilados o una orquesta de cámara para un grupo de universitarios. Por ello, hay que tener en cuenta si queremos contratar una orquesta, un dj o meter el usb en el equipo para animar al personal. Incluso una divertida sesión de karaoke, que suele ser más divertida cuanto más al final de la fiesta se aproxima.

Para una fiesta privada necesitamos encargar un catering que nos sirva la comida o la cena (más bien). Al ser algo informal, el tipo de ágape debe ser tipo lunch a base de aperitivos calientes y fríos en bandejas que se distribuyan entre los invitados. Una barra fija de cócteles, vinos, ibéricos o sushi siempre aumentará nuestro éxito.

Ciertos elementos añadidos como la contratación de un mago, un humorista, un streaper, un animador o un fotógrafo harán la velada más atractiva.

Detalles a tener en cuenta

Un buen anfitrión debe de estar siempre pendiente de los invitados, intentando que estos se relacionen y no se aburran. No dejar que la fiesta decaiga y, ante todo, agradecer siempre al finalizar la celebración la asistencia al evento.

Otros detalles que no debemos pasar por alto pueden ser: la contratación de un servicio de seguridad, cuando el número de invitados es alto, un seguro de responsabilidad civil, por si ocurre cualquier incidente y un permiso del ayuntamiento, si es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *